Tomado del libro: CONFESIONES San Agustín.

Dios mío, deja que con acciones de gracias recuerde y te confiese tus misericordias conmigo.
Tus palabras habían quedado grabadas en mi corazón y me hallaba cercado por todas partes por ti. Tenía la certeza de tu vida eterna, aunque veía solo tu contorno y como en un espejo.
En cuanto a mi vida temporal , todo eran vacilaciones, mi corazón necesitaba ser purgado de la vieja levadura.

Deja un comentario o solicita información

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: