Tomado del Libro: Dios el padre, Dios el hijo. Dr. Martyn Lloyd Jones.

Es casi imposible que asimilemos la idea de infinitud y espiritualidad, así que Dios habla como si fuera hombre, para que podamos comprender, conocerle y confiar en él, esa es la idea del antropomorfismo. Pues Dios es invisible, sin partes, sin cuerpo, libre de cualquier limitación.
La personalidad existe donde hay mente, inteligencia, voluntad, razón, individualidad, conciencia y determinación. Dios es una persona y esto es vital para cualquier sentimiento verdadero de adoración y confianza.