Tomado del libro: Después de la caída. Erwin W. Lutzer

Dios nos ama sin que nuestra actuación tenga que ver. La gracia tiene un solo sentido: Cuando nosotros acudimos a Él, solo llevamos con nosotros nuestra gran necesidad; el resto lo pone Él mismo.
Para aquellos que hemos hecho mal las cosas, que han cometido pecados sexuales, desperdiciado egoistamente su vida; aquellos que hemos prometido cambiar pero no lo hemos hecho, el primer paso es salir corriendo hacia el Padre.
Toda la aversión es nuestra. Vacilamos por que estamos avergonzados. O estamos enojados con Él y sus hijos que critican. Solo volveremos al hogar cuando sepamos que podemos seguir sus normas.
Algunas veces nos sentimos tentados a regresar por razones egoístas. Aún así, el Padre no nos reprende, sino que se alegra de que hayamos vuelto a Él.

Deja un comentario o solicita información

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: