Tomado del Libro: Cristo el incomparable. John Stott

El Cristo de Mateo tiene cara de hombre (supremo maestro e Israel), el Jesús de Lucas se parece a un buey (fuerte y lleva con paciencia las cargas de los pobres, necesitados y marginados). El Jesús de Juan es un águila de penetrante visión que se eleva a las alturas y lo sabe todo (viene del cielo para morar con nosotros y llevarnos con él después a la gloria).