Tomado del libro: Mero Cristianismo. C. S. Lewis

Hacernos como niños, por que ellos dan grandes muestras de prudencia acerca de las cosas que realmente les interesan, y las meditan con mucha sensatez. Cristo quiere un corazón de niño con cabeza de adulto. Que seamos sencillos, coherentes, afectuosos y sujetos a ser enseñados.