¿Porqué Fundar Nuevas Iglesias?

Cuando se habla de fundar nuevas iglesias muchas personas dicen que ya hay muchas iglesias establecidas que necesitan atención y que deberíamos de apoyarlas en lugar de poner nuestros recursos en nuevas congregaciones. Sin embargo la biblia y la experiencia demuestran que la mejor manera de extender el reino de Dios en el mundo es a través de fundar iglesias. En el libro de los hechos vemos como Pablo se dedicó primero a la evangelización de las ciudades (Hechos 14:1) Él y sus acompañantes se dedicaban a la proclamación del evangelio y lo hacían en las sinagogas, en pequeños grupos donde estudiaban la biblia y en lugares públicos como mercados y calles. En segundo lugar Pablo organizó comunidades de creyentes (hechos 14:21-23) en donde estableció líderes que cuidaran de la comunidad dedicándose a estudiar y profundizar en la enseñanza de los apóstoles (Hechos 2:42). Cuando Pablo llegó a esas ciudades del Imperio Romano y compartió el evangelio con la gente hizo discípulos,  cuando Pablo les organizó y les dejó, estableció iglesias. La fundación de iglesias es el producto natural de evangelizar y hacer discípulos.

Ventajas de fundar nuevas iglesias:

“El fundar nuevas congregaciones es la estrategia más importante y crucial para el crecimiento numérico de la iglesia en cualquier ciudad y al mismo tiempo para la renovación y avivamiento de las iglesias establecidas. Nada puede igualar a la fundación de Iglesias, ni programas evangelísticos, ni campañas, ni ministerios para eclesiásticos ni mega Iglesias, ni programas de revitalización de Iglesias pueden tener el impacto que un movimiento dinámico y extenso de fundación de iglesias.”–  Tim Keller

La sociedad está cambiando rápidamente y las Iglesias nuevas pueden alcanzar mejor a los no cristianos. Varios estudios han demostrado que en promedio las iglesias nuevas ganan de 1/3 a 2/3 de sus nuevos miembros por evangelismo, en cambio las iglesias que tienen más de 10 años ganan a sus nuevos miembros por transferencia, es decir no son nuevos cristianos.1

Las nuevas iglesias pueden alcanzar a la gente joven con más efectividad porque se pueden adaptar mejor a los cambios de la comunidad. Ed Stetzer dice que la mayoría de las iglesias experimentarán una etapa en la que dejarán de crecer y empezarán a declinar. En general al hacerse más viejas las iglesias pierden su habilidad para alcanzar a nuevas personas porque el liderazgo pierde la visión primordial de la iglesia: hacer discípulos. La fundación de nuevas iglesias tiene un doble beneficio. Se puede alcanzar a aquellas personas que las iglesias tradicionales no están alcanzando y las iglesias establecidas son desafiadas a revisar su visión y filosofía del ministerio para competir con las nuevas iglesias.

Otro beneficio de fundar nuevas iglesias es que mientras ministerios de misericordia, juveniles, escuelas y misiones a grupos no alcanzados requieren de un permanente apoyo económico, las iglesias se convierten en fuente de recursos financieros para apoyar esos ministerios que se necesitan. Las iglesias además pueden participar en el mejoramiento social de sus comunidades porque producen los recursos humanos y materiales para hacerlo.

A %d blogueros les gusta esto: